Papa promete “respeto y amistad” ante líderes de otras religiones – Cambio en el Vaticano – EL UNIVERSAL

“La Iglesia católica es consciente de la importancia de la amistad y del respeto entre hombres y mujeres de diferentes tradiciones religiosas”, declaró el Papa ante los líderes cristianos así como ortodoxos, protestantes y judíos.

imageRotate

Papa promete “respeto y amistad” ante líderes de otras religiones – Cambio en el Vaticano – EL UNIVERSAL.

Leonardo Boff: “Benedicto XVI es un Papa frustrado” I

“Es finísimo, tímido y extremadamente inteligente”

Leonardo Boff: “Benedicto XVI es un Papa frustrado”

“Su sucesor no debería ser un hombre de certezas”

El teólogo brasileño Leonardo Boff es un personaje clave para entender quién es Benedicto XVI y qué espera el catolicismo más progresista de esta nueva etapa en la Iglesia. Porque es uno de los teóricos de la Teología de la Liberación, conoce a Joseph Ratzinger desde que estudiaba en Europa y cuando el alemán dirigió a la Congregación para la Doctrina de la Fe hizo todo para expulsarlo. La entrevista original fue realizada por el diario conservador Folha de São Paulo pero el propio Boff, indignado por los recortes que le hicieron para publicarla, decidió subirla en su blog en forma completa.

-¿Cómo recibió usted la renuncia de Benedicto XVI?
-Yo desde el principio sentía mucha pena por él, pues por lo que conocía, especialmente de su timidez, imaginaba el esfuerzo que debería hacer para saludar al pueblo, abrazar a las personas, besar a los niños. Estaba convencido de que un día él aprovecharía alguna ocasión sensata, como los límites físicos de su salud y el menor vigor mental, para renunciar. Aunque se mostró como un papa autoritario, no estaba apegado al cargo de papa. Me sentí aliviado porque la Iglesia está sin un líder espiritual que suscite esperanza y ánimo. Necesitamos otro perfil de papa más pastor que profesor, no un hombre de la Iglesia-institución sino un representante de Jesús, que dijo: “Si alguien viene a mí, no le echaré fuera” (Evangelio de Juan 6,37), ya fuera un homoafectivo, una prostituta, un transexual.

-¿Cómo es la personalidad de Benedicto XVI, ya que usted mantuvo cierta amistad con él?
-Conocí a Benedicto XVI en mis años de doctorado en Alemania, entre 1965-1970. Oí muchas conferencias de él pero no fui alumno suyo. Él leyó mi tesis doctoral: “El lugar de la Iglesia en el mundo secularizado” y le gustó mucho hasta el punto de buscar una editorial para publicarla, y era un ladrillo de 500 páginas. Después trabajamos juntos en la revista internacional Concilium, cuyos directores se reunían todos los años en la semana de Pentecostés en algún lugar de Europa. Yo la editaba en portugués. Esto fue entre 1975-1980. Mientras los demás hacían la siesta, él y yo paseábamos y conversábamos sobre temas de teología, sobre la fe en América Latina, especialmente sobre San Buenaventura y San Agustín, de los cuales él es especialista y a los que yo hasta hoy frecuento a menudo. Después, en 1984, nos encontramos en un momento conflictivo: él como juez mío en el proceso del ex Santo Oficio movido contra mi libro Iglesia: carisma y poder. Ahí tuve que sentarme en la silla donde, entre otros, se sentaron Galileo y Giordano Bruno. Me sometió a un tiempo de “silencio obsequioso”, tuve que dejar la cátedra y me fue prohibido publicar cualquier cosa. Después de esto nunca más nos volvimos a encontrar. Como persona es finísimo, tímido y extremadamente inteligente.
-Como cardenal fue su inquisidor después de haber sido su amigo, ¿cómo vio usted esta situación?
-Cuando fue nombrado prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Inquisición) me sentí sumamente feliz. Pensaba: finalmente tendremos un teólogo al frente de una institución con la peor fama que se pueda imaginar. Quince días después me respondió agradeciendo y decía: creo que hay aquí en la Congregación varios asuntos suyos pendientes y tenemos que resolverlos. Y es que prácticamente cada vez que publicaba un libro llegaban de Roma preguntas de aclaración que yo me demoraba en responder. Pero de Roma no viene nada que no haya sido enviado antes a Roma. Aquí en Brasil había obispos conservadores y perseguidores de teólogos de la liberación que enviaban las quejas de su ignorancia teológica a Roma con el pretexto de que mi teología podría hacer daño a los fieles. Ahí me di cuenta de que él ya había sido contaminado por el bacilo romano que hace que todos los que trabajan en el Vaticano rápidamente encuentren mil razones para ser moderados y hasta conservadores. Y entonces más que sorprendido quedé verdaderamente decepcionado.
-¿Cómo recibió usted ese castigo de “silencio obsequioso”?
-Tras el interrogatorio y la lectura de mi defensa escrita que está como anexo en la nueva edición de Iglesia; carisma y poder, son 13 los cardenales que opinan y deciden. Ratzinger es solo uno de ellos. Después someten la decisión al papa. Creo que el suyo fue un voto discrepante de la mayoría, porque conocía otros libros míos de teología, traducidos al alemán, y me había dicho que le habían gustado e incluso una vez, delante del Papa en una audiencia en Roma, hizo una referencia elogiosa. Yo recibí el “silencio obsequioso” como lo haría un cristiano ligado a la Iglesia: lo acogí con calma. Recuerdo que dije: “Es mejor caminar con la Iglesia que solo con mi teología.” Para mí fue relativamente fácil aceptar la imposición porque la Presidencia de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB, en portugués) siempre me había apoyado y dos de sus cardenales, don Aloysio Lorscheider y don Paulo Evaristo Arns, me acompañaron a Roma y participaron, en una segunda parte, del diálogo con el cardenal Ratzinger y conmigo. Ahí éramos tres contra uno. Algunas veces pusimos al cardenal Ratzinger en aprietos pues los cardenales brasileños le aseguraban que las críticas contra la teología de la liberación que él había hecho en un documento recientemente publicado eran eco de los detractores y no un análisis objetivo. Y pidieron un nuevo documento positivo. Él acogió la idea y realmente lo hizo dos años más tarde. Y nos pidieron también, a mí y a mi hermano Clodovis, que estaba en Roma, que escribiésemos un esquema y lo entregásemos en la Sagrada Congregación. En un día y una noche lo hicimos y lo entregamos.

vía Leonardo Boff: “Benedicto XVI es un Papa frustrado” :: Opinión :: Religión Digital.

Leonardo Boff: “Benedicto XVI es un Papa frustrado” II

 

-Usted dejó la Iglesia en 1992. ¿Le quedó alguna amargura de todo el affaire del Vaticano?
Yo nunca dejé la Iglesia. Dejé una función dentro de ella, que es la de sacerdote. Seguí como teólogo y profesor de teología en varias cátedras, aquí y fuera del país. Quien entiende la lógica de un sistema cerrado y autoritario, poco abierto al mundo, que no cultiva el diálogo y el intercambio (los sistemas vivos viven en la medida en que se abren e intercambian) sabe que si alguien como yo no se alinea plenamente a tal sistema será vigilado, controlado y eventualmente castigado. Es similar al sistema de la seguridad nacional que hemos conocido en América Latina bajo los regímenes militares de Brasil, Argentina, Chile y Uruguay. Dentro de esta lógica, el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio, ex Inquisición), el cardenal Joseph Ratzinger condenó, silenció, depuso de la cátedra o transfirió a más de cien teólogos. De Brasil fuimos dos: la teóloga Ivone Gebara y yo. Por entender la referida lógica, y lamentarla, sé que están condenados a hacer lo que hacen con la mayor buena voluntad. Pero como Blaise Pascal dijo: “Nunca se hace el mal tan perfectamente como cuando se hace con buena voluntad.” Sólo que esta buena voluntad no es buena, pues crea víctimas. No guardo ningún rencor o resentimiento pues tuve compasión y misericordia de aquellos que se mueven dentro de esta lógica que, a mi modo de ver, está a años luz de la práctica de Jesús. Además, es cosa del siglo pasado, ya pasado. Y evito volver a ello.

-¿Cómo evalúa usted el pontificado de Benedicto XVI? ¿Ha sabido manejar las crisis internas y externas de la Iglesia?
-Benedicto XVI fue un eminente teólogo, pero un papa frustrado. No tenía el carisma de dirección y animación de la comunidad, como lo tenía Juan Pablo II. Desgraciadamente, será estigmatizado de manera reduccionista como el papado donde aumentaron los pedófilos, los homoafectivos no fueron reconocidos y las mujeres fueron humilladas, como en los EE UU, donde se negó el derecho de ciudadanía a una teóloga por cuestión de género. Y también pasará a la historia como el papa que criticó fuertemente la teología de la liberación, interpretada a la luz de sus detractores, y no a través de las prácticas pastorales y libertadoras de obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos que hicieron una opción seria por los pobres contra la pobreza y a favor de la vida y de la libertad. Por esta causa justa y noble fueron mal interpretados por sus hermanos en la fe y muchos de ellos detenidos, torturados y asesinados por los órganos de seguridad del estado militar. Entre ellos se encontraban obispos como el obispo Angelelli de Argentina y el Arzobispo Oscar Romero de El Salvador. Dom Helder fue el mártir que no mataron. Pero la Iglesia es más grande que sus papas y continuará, entre sombras y luces, prestando un servicio a la humanidad, a fin de mantener viva la memoria de Jesús y ofrecer una posible fuente de sentido en la vida más allá de esta vida. Hoy sabemos por los Vatileaks que dentro de la Curia romana están enfrascados en una feroz lucha por el poder, especialmente entre la corriente Bertone, actual secretario de Estado, y el ex secretario Sodano, ya emérito. Ambos tienen sus aliados. Bertone, aprovechándose de las limitaciones del Papa, construyó prácticamente un gobierno paralelo. Los escándalos de filtración de documentos secretos de la mesa del Papa y del Banco del Vaticano, usado por los millonarios italianos, algunos de la mafia, para lavar dinero y enviarlo fuera, afectaron mucho al Papa. Y se fue aislando cada vez más. Su renuncia se debe a los límites de la edad y de las enfermedades, pero agravadas por estas crisis internas que lo debilitaron y que él no supo o no pudo atajar a tiempo.

-El Papa Juan XXIII dijo que la Iglesia no puede ser un museo, sino una casa con puertas y ventanas abiertas. ¿Cree usted que Benedicto XVI intentó transformar la Iglesia de nuevo en algo así como un museo?
-Benedicto XVI es un nostálgico de la síntesis medieval. Reintrodujo la misa en latín, escogió vestimentas de los papas renacentistas y de otros tiempos pasados, mantuvo los hábitos y ceremoniales palaciegos, a quien iba a comulgar le ofrecía primero el anillo papal para que lo besase y luego le daba la hostia, cosa que ya no se hacía. Su visión era restauracionista y es un nostálgico de una síntesis entre cultura y fe que existe muy visible en su Baviera natal, cosa que él comentaba explícitamente. Cuando en la Universidad donde él estudió, y yo también, en Munich, vio un cartel anunciándome como profesor invitado para dar una conferencia sobre las nuevas fronteras de la teología de la liberación pidió al decano posponerla sine die. Sus ídolos teológicos son San Agustín y San Buenaventura, que mantuvieron siempre gran desconfianza de todo lo que venía del mundo, contaminado por el pecado y necesitado de ser rescatado por la Iglesia. Es una de las razones que explican su oposición a la modernidad a la que ve bajo la óptica del secularismo y el relativismo y fuera del ámbito de influencia del cristianismo, que ayudó a formar Europa.

-¿La iglesia, a su juicio, va a cambiar la doctrina sobre el uso del condón y la moral sexual en general?
-La Iglesia debe mantener sus convicciones, las que estima irrenunciables como el tema del aborto y la no manipulación de la vida. Pero debería renunciar al estatus de exclusividad, como si fuera la única portadora de la verdad. Debe entenderse dentro del espacio democrático, en el cual su voz se hace oír junto a otras voces. Y las respeta e incluso está dispuesta a aprender de ellas. Y cuando sea derrotada en sus puntos de vista, debería ofrecer su experiencia y tradición para mejorar donde pueda mejorar y aligerar el peso de la existencia. En el fondo, ella tiene que ser más humana, más humilde y tener más fe, en el sentido de no tener miedo. Lo que se opone a la fe no es el ateísmo, sino el miedo. El miedo paraliza y aísla a las personas de los demás. La Iglesia debe caminar junto a la humanidad, porque la humanidad es el verdadero Pueblo de Dios. Ella lo muestra más conscientemente, pero no se apropia exclusivamente de esta realidad.

-¿Qué debe hacer el futuro Papa para evitar la emigración de tantos fieles a otras Iglesias, especialmente a las pentecostales?
Benedicto frenó la renovación de la Iglesia incentivada por el Concilio Vaticano II. No acepta que haya rupturas en la Iglesia, así que prefirió un punto de vista lineal, reforzando la tradición. Sucede que la tradición del siglo XVIII y XIX se opuso a todos los logros modernos, de la democracia, de la libertad religiosa y otros derechos. Él ha tratado de reducir la Iglesia a una fortaleza para defenderse de estas modernidades y veía el Vaticano como un caballo de Troya a través del cual podían entrar. No negó el Vaticano II, pero lo interpretó a la luz del Concilio Vaticano I, que está centrado en la figura del Papa con poder monárquico, absoluto e infalible. Así que se produjo una gran centralización de todo en Roma, bajo la dirección del Papa que, ¡pobre!, tiene que conducir una población católica del tamaño de la de China. Tal opción ha traído un gran conflicto en la Iglesia e incluso en episcopados enteros, como el alemán y el francés, y ha contaminado la atmósfera interna de la Iglesia con sospechas, creación de grupos, emigración de muchos católicos de la comunidad y acusaciones de relativismo y de magisterio paralelo. En otras palabras, en la Iglesia ya no se vivía una fraternidad franca y abierta, un hogar espiritual común a todos. El perfil del nuevo Papa, en mi opinión, no debe ser el de un hombre de poder y ni un hombre de la institución. Donde hay poder no existe amor y la misericordia desaparece. Debería ser un pastor, cercano a los fieles y a todos los seres humanos, independientemente de su situación moral, política y étnica. Debería tener como lema las palabras de Jesús, que ya he citado: “Si alguno viene a mí, yo no le echaré fuera”, pues Jesús acogía a todos, desde a una prostituta como Magdalena hasta un teólogo como Nicodemo. No debería ser un hombre de Occidente que ahora se ve como un accidente de la historia, sino un hombre del vasto mundo globalizado que sienta pasión por los pobres y el grito de sufrimiento de la Tierra devastada por la avaricia consumista. No debería ser un hombre de certezas sino alguien que animase a todos a buscar los mejores caminos. Lógicamente se orientaría por el Evangelio pero sin espíritu proselitista, con la conciencia de que el Espíritu siempre llega antes que el misionero y el Verbo ilumina a todo hombre que viene a este mundo, como dice el evangelista San Juan. Debería ser un hombre profundamente espiritual y abierto a todos caminos religiosos para juntos mantener viva la llama sagrada que existe en cada persona: la presencia misteriosa de Dios. Y, por último, un hombre de profunda bondad, al estilo del Papa Juan XXIII, con ternura por los humildes y con firmeza profética para denunciar a aquellos que promueven la explotación y hacen de la violencia y de la guerra instrumentos de dominación de los demás y del mundo. Que en las negociaciones que los cardenales hacen en el cónclave y en las tensiones de las tendencias, prevalezca un hombre con este tipo de perfil. Como el Espíritu Santo obra ahí es misterio. Él no tiene otra voz ni otra cabeza que las de los cardenales. Que el Espíritu no les falte.

Aragón, una de las cuatro comunidades Españolas con profesores de religión islámica

Aragón, una de las cuatro comunidades con profesores de religión islámica

Canarias, País Vasco, Andalucía y Aragón cuentan con profesores de religión islámica, aunque el mayor número de estudiantes se concentra en Madrid.

Aragón es una de las cuatro comunidades autónomas del país, junto a Canarias, País Vasco y Andalucía, que cuentan con profesores de religión islámica, aunque el mayor número de estudiantes se concentra en Madrid, casi sesenta mil.

Así se pone de manifiesto en el estudio demográfico de la población musulmana elaborada por la Unión de Comunidades Islámicas de España Ucide, en el que se afirma que los musulmanes representan el 3 % de la población española -más de 1,6 millones de personas-, de los cuales cerca de 514.000 son españoles -un 30%- y 1,15 millones extranjeros, en su mayoría marroquíes.

El estudio demográfico de la población musulmana pone también de manifiesto que el 90% del alumnado musulmán carece de clases de religión, mientras que el mismo porcentaje del profesorado de religión islámica se encuentra desempleado.

En 1996 se aprobó y publicó el contenido de las clases de Enseñanza Religiosa Islámica, así como el convenio para la contratación de los profesores, sin embargo, según denuncia la UCIDE, “solo seis autonomías cumplen unos mínimos legales”.

Así, el informe señala que sólo se atiende una demanda básica, únicamente en la etapa de educación primaria, de clases de religión islámica en las comunidades de Andalucía, Aragón, Canarias y País Vasco, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En este sentido, la UCIDE ha denunciado el incumplimiento del convenio “en la mayoría de las autonomías por parte de los cargos políticos”, que tienen congelada la contratación desde hace cuatro años con el empleo de sólo 46 de los 400 profesores previstos para poner en marcha la enseñanza y atender la demanda inicial.

De los 222.942 alumnos de religión islámica que hay en España, 143.090 son inmigrantes y 79.852 españoles y el mayor número de estudiantes se concentra en Cataluña -59.382-, Andalucía -35.531- y Madrid -34.374-. Sin embargo, sólo Andalucía, Aragón, Canarias, Ceuta, País Vasco y Melilla cuentan con profesores para atender a estos alumnos.

En la actualidad hay en territorio español 1.671.629 musulmanes, la mayoría de los cuales poseen nacionalidad marroquí -783.137 personas-, seguidos por los de nacionalidad española -513.942-.

El tercer grupo por importancia lo constituyen los pakistaníes -79.626-, que se concentran fundamentalmente en Cataluña, y por detrás de ellos están los senegaleses -63.491- y los argelinos -62.432-.

En cuanto a su implantación geográfica, el asentamiento de los musulmanes es mayor en la mitad sureste del país, aunque el número más importante se registra en Cataluña -con 448.879-, seguido de Andalucía -266.421-, Madrid -249.643- y Comunidad Valenciana -176.053-.

Los municipios con mayor número de ciudadanos musulmanes son Barcelona, Ceuta, Madrid y Melilla, seguidos de Badalona Barcelona, Cartagena Murcia, El Ejido Almería, Málaga, Murcia, Terrassa Barcelona, Valencia y Zaragoza. Los datos recogidos por la UCIDE señalan, asimismo, que el 5% de las comunidades munidades religiosas islámicas carece de mezquita u oratorio y el 95% no cuenta con cementerio o almacabra.

vía Aragón, una de las cuatro comunidades con profesores de religión islámica.

Seis religiones por la paz.

Una oración común reúne en Los Capuchinos a católicos, ortodoxos, budistas, islamistas, bahaístas y anglicanos

Seis religiones por la paz

Cada religión tiene sus señas de identidad pero todas ellas presentan un objetivo común: la paz. Ayer, la parroquia de San Antonio de Padua fue el escenario de una reunión muy especial, un encuentro de oración por la paz en el que participaron seis confesiones religiosas diferentes que tienen presencia en Asturias. Representantes del catolicismo, budismo, islamismo, bahaísmo, de los anglicanos y ortodoxos, se dieron cita en la iglesia de Los Capuchinos para compartir sus creencias y lanzar así una oración común por la paz, un deseo, que según explican, «une a todos los creyentes».

«Islam es un derivado de ‘Salam Aleikun’, que significa paz para vosotros». Así lo explicaba Mohammed Hakkou, en representación del islamismo. «Antes, las tribus luchaban y peleaban entre ellas. Pero al llegar el islam, surgió la luz, y con ella la unión, porque su objetivo es conseguir la paz para la humanidad. Viene reflejado en su nombre, por eso es importante que luchemos para conseguirla», apuntaba Hakkou.

La religión ortodoxa estuvo representada por el Padre Florin Nicolae Goia -de la iglesia ortodoxa rumana en Asturias con sede en Gijón-, quien recalcó que su doctrina consiste en «mantener la fe y la práctica tal y como Jesús enseñó a sus apóstoles. En 1054, los ortodoxos se separaron de la iglesia católica y empezaron a seguir la primera palabra de Jesús: la paz. Conseguirla es lo que nos une a todos, seamos de donde seamos», apuntilló.

Si bien los ortodoxos presentan similitudes con el catolicismo, los primeros cuentan con dogmas bastante diferenciados. «Los sacerdotes ortodoxos tenemos familia, podemos casarnos y tener descendencia. Además, con el sacramento del bautismo se obtienen también la confirmación, a lo que nosotros llamamos unción, y la primera comunión. Pero pese a que tengamos nuestras diferencias, todos queremos la paz ante todas las cosas», explicó Nicolae Goia.

El bahaísmo «nace en 1844 en Irán y hoy en día predomina en Israel, aunque está muy perseguido. Es una religión monoteísta y no deriva de ninguna otra religión. Su principal dogma es la unidad de género humano. Estemos donde estemos, queremos que el mundo permanezca unido, y eso sólo puede conseguirse mediante la paz. Necesitamos una paz que sea duradera, no una superficial que nos prometen muchos de nuestros gobernantes y que sólo es humo». Así lo explicaron Hengamen Majidi y Humberto Solar, sus representantes. «Mediante una serie de actividades intentamos educar a los niños y crear así, desde pequeños, una serie de sentimientos que aviven la amistad y el aprecio. Promovemos una unidad en la diversidad y respeto hacia todas las culturas».

Por su parte, Iván García, en representación de la religión budista, explicó que «para conseguir la paz exterior es necesario conseguir primero la paz interior». «Cuando se acaba con el sufrimiento de cada uno, se consigue la paz. Hay que eliminar las emociones negativas, y eso se hace practicando virtudes espirituales como el altruismo, para hacer el bien. Es una filosofía de vida». Así lo resumía García, quien lleva «un par de años en la comunidad budista, pero muchos siguiendo este estilo de vida».

«Las diferencias unen»

«Llámenlo Alá, Jesús o como quieran. Todos seguimos a un mismo Dios, aunque responda a diferentes nombres. Todos queremos la paz ante todo, por eso nos reunimos, porque las diferencias unen, no separan». Así de rotundo se mostró José Quesada, en representación de los cristianos anglicanos.

Hilario Rodríguez, párroco de San Antonio de Padua, y Belén Antón representaron al Grupo Católico de Justicia y Paz en este encuentro de oración en el que lanzaron un claro mensaje: «La palabra de Dios es una: la paz sea con vosotros, hermanos. Y hay que luchar para conseguirla».

vía Seis religiones por la paz. El Comercio.

El Corán como hoja de ruta en favor de la igualdad y los derechos humanos de la mujer

El Corán como hoja de ruta en favor de la igualdad y los derechos humanos de la mujer

Como parte de las Actividades por el Día de la No Violencia contra la Mujer ALC se ha comprometido a difundir una serie de artículos de opinión escritos por Teólogas de las diversas Confesiones de Fe editados por Religiones por la Paz, en la que fundamentan el vínculo entre su ética religiosa y la no violencia contra la mujer.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Fanny Ochoa
Co-Directora del Centro Cultural Islámico de Colombia

En el Islam no hay división entre la ética y la ley. Existe una conexión entre la ética y la ley islámica. Los musulmanes derivamos la ética de nuestras vidas del Corán y el Hadiz (narraciones referidas al Profeta Mahoma). La Sharia (el cuerpo del Derecho Islámico), nacida del espíritu del Corán, propugna la justicia social, la equidad, la razón y la libertad. Y el Corán es la mejor guía que tenemos como instrumento de liberación. Pero que en el peor de los casos los juristas o sabios han tomado para justificar condiciones de opresión a la mujer.

Y los que acusan al Corán y sus principios fundamentales (Sharia) de ser los culpables de la opresión de la mujer, en realidad están apuntando al Fiqh, que es la jurisprudencia para una época especifica y una geografía especifica; estas leyes basadas en la interpretación del Corán son temporales, las cuales cuentan con un terrible sesgo de género en contra de las mujeres cuando las queremos universalizar y volver eternas, y que en la totalidad de las sociedades islámicas aún hoy, es hecha por los hombres en una tradición patriarcal y “en la desigualdad histórica de las relaciones de poder entre el hombre y la mujer y la discriminación generalizada contra la mujer en sectores tanto público como privado”.

Hoy en día, la violencia contra la mujer en sociedades islámicas pasó del plano privado al dominio público y las peores leyes son abiertamente en contra no sólo del espíritu del Corán sino también
de la comprensión clásica de la Sharia. Aquellas interpretaciones relacionados con los crímenes de honor o la de culpabilizar a la mujer que ha sido violada de adulterio son contrarias a la letra y al espíritu del Corán. Las leyes que requieren ciertos códigos de vestimenta, disuaden a las mujeres de acceder a la educación, o le prohíben votar son también contrarias al Corán y al ejemplo del Profeta Mahoma. De esta manera, el Corán es una herramienta poderosa en el arsenal de las mujeres musulmanas que activan por los derechos humanos.

El Islam concedió a las mujeres derechos revolucionarios hace más de mil cuatrocientos años que se
encuentran en el Corán, él cual afirma que de Alá (el Dios) solo proviene el bien, y por ello, uno de sus fundamentos es el de “ordenar el bien y prohibir el mal y la corrupción”. Por lo tanto, tanto la mujer como el hombre deben trabajar por alcanzar estos ideales éticos y practicarlos. Y, es desde esta posición ética del Corán, que de forma clara e insistente defiende la equidad y la justicia, y es también, desde el espíritu liberador y revolucionario que dio a la mujer los derechos hasta ahora no conseguidos en muchas sociedades, que se debe sustentar la reivindicación de las mujeres para lograr que se las trate como seres humanos de igual dignidad y mantener su compromiso firme para proclamar su derecho a desarrollarse intelectual, psicológica, social y espiritualmente, y rechazar cualquier tipo de violencia o discriminación.

Comunidad judía argentina molesta con Correa por opinión sobre Irán

Comunidad judía argentina molesta con Correa por opinión sobre Irán

La comunidad judía argentina rechazó hoy expresiones del presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien defendió a Irán como “una de las pocas democracias” en Oriente Medio al ser consultado en una entrevista por el atentado contra la sede de la mutualista judía AMIA de Buenos Aires, en 1994.

En una entrevista hoy con el canal C5N, de Buenos Aires, Correa, de visita en Argentina, dijo conocer el atentado a la AMIA, en el que murieron 85 personas y por el que la Justicia argentina reclama la captura de ocho iraníes y un libanés, un caso al que definió como “muy doloroso para la historia argentina”.

“Pero hay que ver también cuántos murieron en los bombardeos de la OTAN a Libia. Comparemos las cosas y veamos dónde están los verdaderos peligros. Yo entiendo el caso argentino, lo respeto muchísimo, pero en general, a nivel mundial, por los países hegemónicos hay cierta prensa en función de esos intereses”, dijo Correa.

El mandatario ecuatoriano afirmó que Irán es “una de las pocas democracias formales” en Oriente Medio y consideró que en las críticas hacia ese país hay una “terrible doble moral” y una “manipulación” por los “intereses y particulares visiones de ciertos países hegemónicos”.

Ante las expresiones de Correa, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), el brazo político de la colectividad judía en el país, emitió un comunicado en el que expresó su “estupor y profundo rechazo” por las palabras del mandatario ecuatoriano.

La DAIA afirmó que Correa formuló “comparaciones inaceptables, cuestiona lo actuado por la Justicia argentina que imputa a anteriores y actuales funcionarios del gobierno iraní y promueve una cerrada defensa del presidente (Mahmoud) Ahmadinejad, negador de la Shoá (holocausto judío) e instigador de la destrucción del Estado de Israel”.

Asimismo, la entidad envió una misiva al embajador ecuatoriano en Buenos Aires, Eduardo Wellington Sandoval Cordova, en la que, por su intermedio, invita a Correa a reunirse con los dirigentes de la DAIA para “interiorizar al presidente” sobre la voladura de la AMIA y la investigación en curso y “abordar conjuntamente preocupaciones relacionadas a la amenaza del terrorismo internacional”.

En medio de esta polémica, el canciller argentino, Héctor Timerman, se reunió hoy con la nueva comisión directiva de la DAIA, presidida por Julio Schlosser.

Según informó la Cancillería en un comunicado, Timerman y la conducción de la DAIA dialogaron sobre el proceso de trabajo iniciado entre el Gobierno de Argentina e Irán para la resolución legal de la causa AMIA y en este sentido el canciller ratificó la “decisión de que cualquier acuerdo será sometido a la aprobación” del Parlamento.

La semana pasada funcionarios de Argentina e Irán mantuvieron en Zurich (Suiza) nuevas reuniones en el marco de las negociaciones abiertas con el objetivo de buscar un mecanismo legal para esclarecer el atentado que no esté en contradicción con los sistemas legales de los dos países.

La Justicia argentina emitió en 2006 una orden de captura internacional contra el entonces ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi; el exministro iraní de Información Alí Fallahijan, el exasesor gubernamental Mohsen Rezai, el exagregado de la embajada de Irán en Buenos Aires Moshen Rabbani, el exfuncionario diplomático Ahmad Reza Ashgari y el libanés Imad Fayez Mughniyah.

También son requeridos por la Justicia argentina el viceministro de Relaciones Exteriores para Asuntos Africanos de Irán, Hadi Soleimanpour; el expresidente iraní Alí Akbar Rafsanjani y el exministro iraní de Relaciones Exteriores Alí Akbar Velayati.

Ataques de pánico en Rusia por profecía maya del 21 de diciembre | SDP Noticias

México.- Debido a los reportes de pánico en distintas zonas del país, provocados por la cercanía del 21 de diciembre, el gobierno de Rusia tuvo que salir a decir que el apocalipsis no está cerca.

El Ministro de Situaciones de Emergencia afirmó, “tras tener acceso a información y monitoreo del comportamiento de la Tierra”, que el fin del mundo del 21 de diciembre, una fecha que para los mayas marca el cierre de una era, no está cerca.

Compras de pánico, ataques de ansiedad en una prisión de mujeres y la construcción de una edificación estilo maya en Chelyabinsk, son algunos de los ejemplos de cómo se ha tomado en Rusia la supuesta profecía.

“Todo el mundo tiene un sistema nervioso diferente, y este tipo de información les afecta de manera diferente. La información actúa inconscientemente.”.

A algunas personas les provoca risa, a algunos ataques cardiacos y a algunos acciones negativas”, dijo Leonid Ogul, miembro de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento.

Representantes de las tres religiones predominantes de Rusia, el cristianismo ortodoxo, el judaísmo y el islam, también tuvieron que salir a desmentir el apocalipsis ante el pánico.

Vsévolod Chaplin, portavoz de la Iglesia Ortodoxa Rusa, aseguró al diario ruso Life News que los intentos de adivinar la fecha del fin del mundo son sólo el deseo de algunas personas de aplazar los cambios necesarios en su vida por el miedo a las decisiones importantes.

Por su parte, el rabino principal de Rusia, Adolf Shayevich, llamó a no creer en el calendario maya sino en el hebreo, pues según éste, la humanidad seguirá existiendo al menos 200 años más.

“La fecha exacta no la podrá predecir ningún ser humano, y el que intente hacerlo no es más que un embustero”, dijo a Life News Nafigulla Ashirov, un líder musulmán ruso.

vía Ataques de pánico en Rusia por profecía maya del 21 de diciembre | SDP Noticias.

Restauran palacios budistas tibetanos en Museo del Palacio en Pekín

Restauran palacios budistas tibetanos en Museo del Palacio en Pekín

Habían sido dañados por un incendio ocurrido hace casi 90 años.

Xinhua Pekín.

Palacios y construcciones budistas tibetanos ubicados en el extremo noroeste de la Ciudad Prohibida, actualmente el Museo del Palacio en Pekín, fueron reconstruidos después de un desastroso incendio que los dañó hace cerca de 90 años.

La reconstrucción siguió estrictamente la tradición de materiales, procedimientos y técnicas para restaurar la apariencia eel Período Qianlong (1736-1795), señaló un comunicado del Museo del Palacio. Los palacios y construcciones fueron el área central de las actividades budistas tibetanas al interior de la Ciudad Prohibida durante la Dinastía Qing (1644-1911).

Sin embargo, fueron consumidos por un incendio en el verano de 1923, el cual también destruyó el Jardín del Palacio Jianfu en el norte. La restauración de los edificios budistas tibetanos comenzó después de que el museo y el Fondo del Patrimonio de China en Hong Kong completaran la reconstrucción del Jardín en 2005.

Parte del área será asignada al centro de investigación del museo sobre budismo tibetano, y el resto serán salas de exhibición para reliquias culturales relacionadas, añade el comunicado.

Un total de 24 emperadores vivieron en la Ciudad Prohibida desde 1420, y el lugar fue incluido en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1987.

via La Jornada en Internet: Restauran palacios budistas tibetanos en Museo del Palacio en Pekín.